El poder de la palabra – Comunicación Consciente

El poder de la palabra, haciendo uso de una Comunicación Consciente

los cuatro acuerdos de Miguel Ruiz crecimiento personal comunicación consciente

Desde hace algo más de un mes tengo siempre presente en mi espacio de trabajo un papelito con la lista de estos 4 conceptos, lo hago para no olvidarme y que sean lo primero que veo cada día al inicio de la jornada. Son los cuatro acuerdos a los que he llegado conmigo misma y que estoy implementando desde que llegaron a mi, con resultados sorprendentes.

“Los cuatro acuerdos” es un libro de Miguel Ruiz, un resumen muy interesante de sabiduría tolteca que desde ya recomiendo. Lo descubrí de la mano de Raquel Rus que precisamente ha escrito un libro sobre Comunicación Consciente, que versa sobre el arte de comunicar, desde una visión integrada, que no es lo mismo que hablar, por supuesto.

Sé impecable con tus palabras

El primer acuerdo. “Sé impecable con las palabras” se refiere principalmente al gran poder de la palabra. De hecho, la palabra es una de las herramientas más poderosas que tenemos como seres humanos, la palabra es creadora, tanto de los más bellos sueños, como de las más funestas realidades. La palabra, en cierta forma, decreta. Así pues, aquello que ponemos en palabras con intención y convicción, acostumbra a materializarse en mayor o menor grado de tiempo.

Lo que he descubierto en estos casi dos meses, es que la coherencia es lo más importante, la coherencia entre lo que pensamos, sentimos y decimos. Si las palabras están alineadas, de verdad, con lo que pensamos y sentimos, se convierten en auténticos pilares de VERDAD, de creación y de materialización. Si lo que decimos no está alineado con lo que pensamos y sentimos, aunque sea para no herir a la otra persona, no sirve…para nada, solo genera desequilibrio interno. Además perdemos nuestra credibilidad, la persona que nos escucha sentirá que algo no encaja, que algo no cuadra, porque al fin y al cabo la palabra es energía y no se ve, pero se percibe. ¿Te ha pasado alguna vez? Seguro que sí…

La impecabilidad de la palabra proporciona incluso una especie de protección ante palabras de terceros que no son gratas, vaya que son lo contrario de alabanzas, cuando las personas están tensas, enfadadas, la palabra, el tono y las formas es lo primero que se desvirtúa.  Pues bien, te aseguro que si te mantienes impecable en tus palabras, en coherencia con lo que piensas y sientes, pero muy consciente de no dañar al otro, por disgustado e incluso descortés que pueda ponerse, al final se calmará e incluso se disculpará. Comprobado.

Llevado al nivel profesional, es muy interesante como se pueden modelar reuniones con clientes y/o proveedores utilizando la comunicación consciente. Cuanto más lo pongo en práctica más me sorprendo. Sembrar esta semilla es muy provechoso para tu empresa, tanto si eres autónomo, como si tienes empleados…de hecho, sería una formación ideal para cohesionar equipos de trabajo, un teambuilding de éxito, seguro. Ahí queda esa idea.

A nivel personal, ni te cuento, lo he probado con mi hijo, un adolescente de 15 años y el resultado es fenomenal. Quiero más!!

 

No te tomes nada personalmente

El segundo acuerdo requiere de práctica, te costará más o menos en función del poder que le hayas dado a tu ego. Llega un momento ideal en el que ya te es indiferente cuando te dicen que eres un crack o cuando crees percibir que alguien duda de tus capacidades. Todos estamos muy influenciados por nuestras creencias y nuestros pensamientos están sesgados por la percepción que tenemos de la realidad, que no acostumbra a ser la REALIDAD PURA. Nuestra mente, cuya función es pensar, nos machaca a pensamientos todo el día. Si llegamos a saber escuchar más a nuestro corazón que a nuestra mente, estaremos más cerca de esa auténtica realidad.

Por este motivo, todos merecemos ser respetados, porque somos el resultado de esa maraña de creencias instaladas en nuestro subconsciente, el pensamiento machacón y la percepción del exterior, que se basa en el resultado de nuestra experiencia de vida. Cuando confiamos en nosotros mismos y asumimos nuestra total responsabilidad, sabemos que estamos obrando correctamente, porque estamos en coherencia, con la mejor intención. En ese momento, nadie puede herirte ni nadie puede ensalzarte. Entras en zona neutra y…el sufrimiento se acabó.

No hagas suposiciones

El tercer acuerdo consiste en no hacer suposiciones. Tendemos a hacer suposiciones sobre todo. El problema es que, al hacerlo, creemos que lo que suponemos es cierto. Juraríamos que es real. Hacemos suposiciones sobre lo que los demás hacen o piensan  ‐nos lo tomamos personalmente  ‐  y después, los culpamos y reaccionamos enviando veneno emocional con nuestras palabras. Este es el motivo por el cual siempre que hacemos suposiciones, nos buscamos problemas. Hacemos una suposición, comprendemos las cosas mal, nos lo tomamos personalmente y acabamos haciendo un gran drama de nada. (Este párrafo es textual de Miguel Ruíz, creo que es demasiado bueno y concreto como para poder mejorarlo, así que sacrifico el SEO en este caso 😉

Mi experiencia en estas semanas, desde que he sembrado esta semilla, es que lo mejor es preguntar. Si envías una propuesta a un cliente, a un distribuidor, posible partner…y no te contesta, no asumas inmediatamente que tu propuesta no le interesa, piensa que hay  un campo infinito de posibilidades por las cuales puede ser que no te conteste. Pero no te quedes con la peor!! No hagas suposiciones!! Puede ser porque va muy liado/a, porque tiene problemas familiares puntualmente, o de salud u otros temas prioritarios que tratar.

Así que pregunta primero, antes de permitir que la mente te manipule pensando en negativo. Seguramente te llevarás un sorpresa.  A no ser que la tengas muy entrenada, y aún así, la mente es muy sibilina y nos cuela ideas cuando menos nos lo esperamos, en la ducha, conduciendo, cocinando…qué te voy a contar.

Quiero añadir a este acuerdo algo que ya hace muchos años que aprendí e integré. El poder de soltar. Cuando esperamos algo con demasiado anhelo, casi con ahínco, lo bloqueamos y no permitimos que se materialice. Lo hacemos nosotros mismos, sí. Así que aprender a soltar y dejar que sea lo que tenga que ser, agiliza siempre el resultado, cualquiera que sea. Con los años, mirando hacia atrás con perspectiva, casi siempre llegamos a la conclusión de que lo que sucedió fue lo mejor que nos podía pasar, en ese momento, para nuestro aprendizaje.

Haz siempre lo máximo posible

Tengo que reconocer que este acuerdo no me ha costado nada, puesto que llevo muchos años implementándolo, de hecho, desde que tengo uso de razón. No puedo evitar entregarme con pasión a todo lo que hago, desde un proyecto al cliente hasta poner una mesa. La satisfaccióny paz interior que esta actitud genera es

Si bien hay algún día en que no dispongo de tanta energía como la mayoría, incluso en esas circunstancias, doy lo mejor de mi. Por eso no tengo necesidad de culparme, ni de reñirme, porque “El que hace todo lo que puede, no está obligado a más” según reza un refrán de la cultura popular, a menudo muy sabia.

Según Ruiz, este es el acuerdo que permite que los tres anteriores se conviertan en hábitos profundamente arraigados. Y es que en el crecimiento personal, lo más práctico, operativo y funcional es cambiar hábitos. Sustituir los hábitos actuales por los nuevos hábitos, aquellos que nos llevarán a donde deseamos estar, y no hablo de geografía, sino de sensación interna.

Hasta aquí la esencia de estos cuatro acuerdos que me han parecido interesantes para compartir 😉

MATERIAL EVOLUCIÓN Y DESARROLLO PERSONAL

Sobre hábitos, hay mucha literatura y videos interesantes.  Te dejo una lista de personas y autores que me han inspirado en los últimos 10 años,  por si quieres profundizar.

Es algo que algunos de vosotros me habéis pedido muchas veces, así que aquí va. No importa por donde empiezas, he comprobado que en la vida cada cual resuena con la información que necesita en ese preciso momento, así que lo que te guste es lo bueno 😉

-Antonio Blay

-Los 7 Hábitos de las Personas Altamente Efectivas del Dr. Stephen Covey

-Sergio Fernández. Instituto Pensamiento Positivo

-Emilio Carrillo

-Sergi Torres

-Xavier Guix

-Joan Antoni Melé

-Borja Vilaseca

-Alex Rovira

-Mario Alonso Puig

-Greg Braden

-Wayne Dyer

-Bruce Lipton

-Jiddu Krishnamurti

-Joe Dispenza (Libro: “Deja de ser tú”)

-David R. Hawkins (Libros: “Dejar ir” y “El poder contra la fuerza”)

-Annie Marchier (Libro: “El Maestro del Corazón” y  “El poder de elegir”)

-Documental: “Y tú que sabes?”

 

Si has llegado aquí “por casualidad” navegando…te diré que no soy Coach ni Terapeuta, solo divulgo aquello que me ayuda, para que otras personas se beneficien. Mi nombre es Anna Cano y me dedico a la Comunicación, Marketing Digital, Creación de Contenidos y Social Media y, por supuesto…aplico todo lo que aprendo en mi día a día. El que crea que hay separación entre “lo profesional” y “lo personal” con perdón: No se entera de nada!  🤣

Practico el Marketing Consciente y me gusta rodearme de clientes con proyectos conscientes, green, ecológicos, sostenibles, de salud natural, que ayudan a construir entre todos un mundo mejor. Si eres uno de ellos  hablemos, o mejor: comuniquémonos!

 

 

Compartir

2 thoughts on “El poder de la palabra – Comunicación Consciente

  1. May

    Qué bien Anna recordar todo ésto! Qué guay que alguien me vuelva a recordar herramientas tan poderosas como los 4 acuerdos y la toma de conciencia!!! Retomaré viejos hábitos que dejé de practicar un día!!! Gracias! Buen post!!

    1. Anna Cano Linares Post author

      Sí May, es verdad que tenemos ya todos mucha información, lo que cuesta es integrarla y vamos recibiendo inputs de aquí y de allá, para ir recordando. Qué bien que te sea útil. Gracias a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *