El Propósito de Vida o la Propuesta de Valor – Marketing Consciente

Quién no ha escuchado a día de hoy los conceptos Propósito de Vida y/o Propuesta de Valor. El primero aplicado a la persona y el segundo, más bien a la empresa, proyecto o negocio, pero creo que, en definitiva y especialmente si eres emprendedor, vienen a ser lo mismo.

tu propósito de vida tu propuesta de valor marketing consciente

 

La verdad es que, a nivel personal, sobre el Propósito de Vida llevo leyendo y viendo videos al respecto una eternidad, pero a estas alturas aún no tengo totalmente claro cuál es el mío 😅

Solo que escribas en Google la frase “Tu Propósito de Vida” te aparecen casi 19 millones de resultados, de los cuales 163.000 son videos. Qué barbaridad! Hay libros en Amazon, algunos de ellos ya best sellers, no me extraña. En definitiva, si a día de hoy no has encontrado tu Propósito de Vida con tanto “conocimiento” a nuestra disposición, en gran parte gratuito, o es que no te has dedicado realmente a fondo o eres torpe, podríamos concluir. 🤣

En general, muchas de las grandes recomendaciones que realizan maestros y gurús se basan en los siguientes principios:

1-En primer lugar:  Autoconocimiento

2-En segundo lugar: Autoestima

3-En tercer lugar: Confianza en la Vida

Y así podríamos hacer una larga lista…

Sí, es cierto, si ya has explorado y dominado estos 3 puntos, todo te será más fácil, pero y si aún no estás en el 10/10 en cada uno de ellos? Tienes que ser el marginad@ que aún no ha descubierto su Propósito de Vida y se le va a pasar la propia vida en el intento de encontrar su propósito de vida? Un poco retorcido,..¿no te parece?

Pues siento que no, que ni es tan fácil, ni tan matemático y es más, quizás ni tan siquiera es necesario o tan determinante.  Creo que todo es mucho más sencillo, estoy en línea con la definición de Wayne Dyer al respecto, al final, el único propósito de cualquier vida es ser feliz, es la real aspiración de todos y seguramente, a lo que hemos venido.

Entonces ¿podemos formular la pregunta de un modo diferente? Quizás en lugar de malgastar tiempo y energía en descubrir a todas costa cuál es nuestro Propósito de Vida, podemos ya mirar la vida que tenemos delante, la que estamos viviendo día a día y ofrecer lo mejor de nosotr@s en cada momento. Si además, cualquier acción o servicio que llevamos a cabo, se realiza desde la parte consciente y no desde el ego, la satisfacción que esto va generando va poniendo en un segundo término esa posible obsesión por definir o encontrar el Propósito de Vida.

Al respecto me gusta mucho la cita de Albert Einstein: “La mente intuitiva es una virtud sagrada y la mente racional un fiel sirviente. Hemos creado una sociedad donde se honra al sirviente y se olvida de la virtud.”

Propósito de Vida versus Propuesta de Valor

Si como emprendedor/a te han convencido de que necesitas conocer tu Propósito de Vida para “triunfar” o para que tu proyecto tenga éxito, te invito a que te hagas unas breves preguntas que quizás te ayudan:

1.- ¿Qué es lo que mejor sé hacer? Aquello que me surge de forma natural, que me es fácil llevar a cabo y donde a veces me sorprende que a los demás no les sea tan fácil como a mi.

2.- ¿Realizando qué tipo de actividad siento que se para el tiempo?

3.- ¿A qué me dedicaría si tuviera máxima abundancia o sobrante de dinero y tiempo? Está claro que en el sofá más de 2 días estirad@ no se aguanta, así que el cuerpo y la mente tienen que tener actividad.

Es muy curioso observar que cuando se dibuja la Propuesta de Valor de una marca, empresa o negocio,  aquel conjunto de características que la definen y, especialmente, la diferencian del resto, se realizan también unas preguntas muy concretas, que van hacia adentro de la organización, producto, servicio y que son importantes para su descripción y posicionamiento, ya sea en la web, en un pitch elevator o en un folleto, que aún se hacen, sí…de hecho parece que hay un revival del papel, pero eso es otro tema.

En la Propuesta de Valor se intenta definir de una forma muy breve, en 2 o 3 líneas cuáles son los atributos principales de la marca, servicio y/o proyecto, por qué está en el mercado, a quién se dirige, qué ofrece y cuál es su misión (o qué ofrece al mundo). Es su esencia, lo que le diferencia del resto.

Si has llegado hasta aquí, seguramente ya te has dado cuenta de que la hipótesis que quiero demostrar con este post es que si eres emprendedor@ y ya estás arrancando o poniendo en marcha un proyecto propio, es muy probable que la Propuesta de Valor de tu proyecto esté alineada o tenga mucho que ver con tu Propósito de Vida.

¿Por qué? Porque la propia vida ya nos va dibujando y descubriendo el camino, vamos abriendo y cerrando etapas, atrayendo a nuevas personas y proyectos, en función de lo que vibra en nuestro interior, en función de lo que vamos proyectando, en función de lo que necesitamos experienciar.

Por eso, tanto si tenemos muuuy claro cuál es nuestro Propósito de Vida como si no, lo más importante es volcarse absolutamente en la actividad que se desarrolla en el momento presente, poner toda nuestra energía y amor en ella y, por supuesto, nunca aceptar respuestas a estas preguntas de la mente racional, se equivocaría. Eso solo lo sabe el propio corazón, el gran guía y maestro a quién seguir, como afirma Steve Jobs:  “Y lo más importante, tener el valor de seguir tu corazón e intuición. Ellos saben verdaderamente lo que quieres llegar a ser. Todo lo demás es secundario.”

 

 

Compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *